Rajoy recibe de Obama su balón de oro

José Miguel Blanco

Washington, 14 ene (EFE).- Si el jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, lleva meses difundiendo el mensaje de la recuperación de España y a la búsqueda de reconocimientos internacionales a los esfuerzos del país, el que obtuvo ayer del presidente estadounidense, Barack Obama, era uno de los más ansiados.

Moncloa esperaba que en la primera entrevista entre ambos en la Casa Blanca, Obama ratificara su respaldo a sus reformas económicas, pero el desarrollo de la reunión y sus palabras en la posterior comparecencia conjunta ante los periodistas, superaron incluso esas expectativas y son consideradas por el Gobierno como un sello de garantía ante un horizonte no exento de dificultades.

La principal de todas ellas, la tasa de paro, como ambos presidentes coincidieron en destacar. Por ello, defendieron que no hay que bajar la guardia y hay que seguir en el camino de reformas que, aunque no sean populares, sí resultan, a su juicio, imprescindibles.

Ante una tarea por delante aún nada sencilla, una frase escrita en inglés en una placa que Obama tiene sobre su mesa de trabajo en el Despacho Oval quedó grabada en la mente de uno de los colaboradores más cercanos a Rajoy que estuvo presente en la entrevista: “Las cosas difíciles, son difíciles”.

Rajoy y su equipo salieron exultantes de la reunión en el ala oeste de la Casa Blanca porque, según asegura la delegación española, además del respaldo explícito de Obama, fue una entrevista muy cordial y el presidente estadounidense demostró conocer en profundidad todas las cuestiones de las que hablaron.

No había dudas, afirman, de la buena relación entre los dos países, pero el contacto de ayer lo explicita casi dos años después de la invitación al jefe del Gobierno español a visitar Washington.

El predecesor de Rajoy en la Moncloa, José Luis Rodríguez Zapatero, comentó tras su primera entrevista con Obama en la Casa Blanca, en octubre de 2009, que había merecido la pena esperar a esta cita después de que se demorara también varios meses.

El actual Gobierno no usa esas palabras, pero el fondo es el mismo, porque considera que el momento de la reunión entre Obama y Rajoy ha permitido ese respaldo tan claro del presidente estadounidense que, por ejemplo hace un año, habría tenido matices bien distintos por la situación económica que entonces atravesaba España.

“Obama podía haberse limitado a apoyar entonces las medidas que estaban en marcha y a dar un balón de oxígeno, pero, ayer, dio un balón de oro al presidente”, comenta un miembro de la delegación española un día después de que el madridista Cristiano Ronaldo consiguiera ese galardón de la FIFA por segunda vez.

Doble satisfacción pues para Rajoy: por el premio a Ronaldo ya que no había disimulado sus preferencias por este jugador en la terna que se lo disputaba, y por ese metafórico galardón recibido de Obama.

A diferencia de Ronaldo, no lloró de alegría, pero sí se pudo constatar su gran satisfacción en las decenas de conversaciones distendidas que mantuvo anoche en la residencia del embajador español en Estados Unidos con motivo del acto de entrega de la Gran Cruz de Isabel la Católica al senador demócrata de origen hispano Bob Menéndez.

Si ese fue el último acto de la agenda de Rajoy en Washington en la jornada de ayer, el que precedió a su visita a la Casa Blanca, una ofrenda floral en la tumba al soldado desconocido en el cementerio de Arlington, fue agradecido especialmente por la administración estadounidense.

Rajoy y Obama, cuando se vieron por vez primera en Seúl, en marzo de 2012, bromearon sobre sus dificultades para hablar el primero en inglés y el segundo en español y sobre las clases que les podrían dar sus hijos, que sí estaban estudiando los idiomas respectivos.

Ayer no demostraron muchos progresos y se sirvieron de traductores tanto en su reunión como en sus declaraciones ante los periodistas, que, de forma inhabitual en estas comparecencias, se prolongó durante más de media hora.

Podría ayudar a la mejora del castellano de Obama una visita a España. Rajoy le invitó, pero su agenda hace suponer que los trece años que han pasado desde la última vez que un presidente estadounidense lo hizo, van a sumar alguno más

Leer más: http://www.lavanguardia.com/politica/20140114/54399122028/rajoy-recibe-de-obama-su-balon-de-oro.html#ixzz2qNjQkICm
Síguenos en: https://twitter.com/@LaVanguardia | http://facebook.com/LaVanguardia

Deja un comentario