Fuerte advertencia: La intervención federal de Tucumán toma fuerza

Política

¿Hasta dónde piensan llegar Juan Manzur y José Alperovich? La situación en Tucumán está fuera de sus carriles y por ahora una intervención se presenta como la gran alternativa del oficialismo. Lo afirmó esta mañana el propio Aníbal Fernández: “Existe material para discutir la intervención”.

Imagen: NA

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) La situación de Tucumán está muy lejos de encarrilarse, y las informaciones sobre una presunta intervención federal toman más fuerza.

Tal como sostuvo el sitio tucumano ‘Contexto’, se mencionó incluso a Julián Domínguez, ex precandidato a gobernador bonaerense (fue derrotado por Aníbal Fernández), y jefe de la Cámara de Diputados, como posible interventor:

“Su misión sería convocar a nuevas elecciones generales en la provincia en un plazo de seis meses. Previamente, se cambiaría el sistema electoral, apuntando sobre todo a acotar los “acoples” y evitar otro lamentable festival con 25 mil candidatos.

El sciolismo y varios gobernadores peronistas apuestan a ese esquema, para borrar de la pantalla de una vez por todas a la increíble película del fraude tucumano, que escandaliza a todo el país desde hace semanas y le está haciendo perder miles de votos al oficialismo nacional”.

José Cano y Domingo Amaya, quienes iniciaron la causa pidiendo nuevos comicios, estaban dispuestos a llegar hasta la Corte Suprema de la Nación, tal como el Frente para la Victoria, anuncia llegar al máximo Tribunal.

El mandato de José Alperovich y el de todas las autoridades actuales vence indefectiblemente el 29 de octubre, por lo tanto, de no haber un gobernador electo para esa fecha, una intervención federal se presenta como una alternativa, hasta que se resuelva la acefalía, o que se realice una nueva elección.

“Existe material para discutir la intervención, pero primero hay que ir por la vía judicial. Esto es un prevaricato liso y llano. Es un desaguisado, un disparate”, dijo esta mañana Aníbal Fernández.

En su contacto habitual con la prensa, el ministro coordinador respaldó la postura del gobernador kirchnerista José Alperovich, quien manifestó que el fallo de la Justicia tucumana fue “un golpe de Estado judicial”.

“Es una decisión ridícula, destituyente, de una enorme gravedad institucional porque se mete con la voluntad popular”, remarcó.

En una decisión sin antecedentes, la Sala I de la Cámara en lo Contencioso Administrativo de Tucumán anuló ayer los escandalosos comicios y le ordenó a Alperovich que convoque a una nueva votación en todas las categorías.

En las próximas horas, el kirchnerismo presentará la apelación y la definición llegaría a la Corte Suprema provincial. Sin embargo, la última palabra la tendría la Corte Suprema de la Nación, ya que el postulante del Acuerdo para el Bicentenario, José Cano, aseguró que planea llegar hasta la última instancia judicial para que las elecciones se vuelvan a realizar.

“No tengo duda de que esto no se resuelve en Tucumán. Se trata de uno de los disparates jurídicos más grandes de la historia, que constituye un caso de prevaricato liso y llano”, afirmó el jefe de Gabinete, tras sostener que el fallo llegará al máximo tribunal.

Según el ministro coordinador, los jueces Salvador Norberto Ruiz y Ebe López Piossek, que integran el tribunal que anuló los comicios, le están “haciendo un favor a los amigos”, en referencia a Cano.

Los jueces Ruiz y López Piossek fundamentaron su fallo al señalar que “los hechos comentados y probados limitaron o influyeron en el libre ejercicio del sufragio de gran parte de la ciudadanía y privaron al acto comicial de la ineludible transparencia que debe ostentar, implican violaciones marcadas y manifiestas al artículo 37 de la Constitución nacional”. En otra línea afirmaron que la del 23 de agosto “no fue una elección libre y auténtica de carácter democrático”.

“Se trata de un forum Shopping. No puede haber nadie en la Argentina que no lo sorprenda semejante burrada”, aseveró Aníbal Fernández.

En tanto, el fiscal General ante la Cámara Federal de esa provincia, Gustavo Gómez, advirtió que cabe la posibilidad de la intervención federal si es que antes la Justicia no resuelve la situación de fondo de los comicios, ya que no existe una Ley de acefalía.

“El nuevo gobernador debería asumir el 28 de octubre. Y como no existe una Ley de acefalía, aquí cabe la intervención”, señaló.

Gómez aseguró que sobre el final de la semana próxima la Corte Suprema de Tucumán se va a expedir sobre la decisión de la Cámara, aunque advirtió que ese fallo será recurrido ante la Corte de la Nación porque “los intereses contrapuestos son muy evidentes”.

El fiscal dijo que se podría votar el próximo 25 de octubre, cuando se realicen los comicios presidenciales, pero anticipó que el cuarto oscuro será “un caos”.

En la misma sintonía, se expresó el apoderado del Frente para la Victoria provincial, Marcelo Caponio, señaló que “si persiste la situación, la única solución es la intervención”.

Asimismo, sostuvo que el llamado a una nueva elección es “imposible” de cumplir antes de que finalice el actual mandato.

Fuente: www.urgente24.com

Deja un comentario