Cristina politizó la apertura de una obra energética clave

Política

La presidenta Cristina Fernández encabezó ayer un enlace televisivo con Corrientes, desde Santa Fe, para habilitar el financiamiento de la obra de interconexión de la Estación Transformadora Mercedes a la futura Estación Transformadora Goya Oeste. Estuvo con Binner, a quien criticó por el crecimiento lento de su provincia. A Colombi le pidió por Camau antes de avanzar con el acto.

La histórica teleconferencia con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que desde Santa Fe habilitó la firma de un acta para el financiamiento de la obra de interconexión de la Línea de Alta Tensión Mercedes-Goya, por poco termina en un acto proselitista. Sucede que la mandataria primero pidió la presencia del intendente de Capital, Camau Espínola, para poder avanzar con lo previsto. El Gobierno tuvo que ceder a su pedido para volver a la normalidad de un acto programado en términos institucionales, pero que derrapó hacia la política de campaña.
Pero el gobernador Ricardo Colombi no fue el único que sufrió el hostigamiento de la Presidenta. También lo sufrió el gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, a quien la mandataria le endilgó responsabilidades en el pobre crecimiento de la provincia en términos generales.
Quien la pasó un poco mejor fue la vicegobernadora de Misiones, Sandra Gi-ménez, también en contacto digital.
En Corrientes, más presisamente en el Salón Amarillo de Casa de Gobierno, des-de las 18 aguardaban el enlace con Cristina Fernández el gobernador Colombi, su vice, Pedro Braillard; el subsecretario de Energía, Mar-celo Gatti y los representantes del Gobierno de la Nación y de la firma que trabajará en la interconección, el subsecretario de Energía Eléctrica, Luis Beuret, y el titular de Electro Ingeniería, Carlos Bergoglio.
También estuvieron los intendentes de Goya y Mercedes, Jorge Molina e Ignacio Osella, todo el gabinete de ministros y referentes de distintos sectores, además de legisladores de la mayoría de los partidos políticos, incluido los peronistas que hicieron de hinchada ante cada una de la aseveraciones de la Presidenta que, durante toda su alocución final, sólo mencionó un par de veces a Corrientes.
Ni hablar de las imágenes. Después del reto por la ubicación del Intendente, sólo dos veces se vieron las instancias locales por cadena nacional.
Tras el acto y pese a que tuvo que soportar el mal trago con mucha agua, Colombi agradeció a la Pesidenta de la Nación, y a los técnicos que trabajaron junto con Marcelo Gatti, desde el año 2003, para concretar la firma de ayer de una obra considerada clave, con una inversión superior a los 180 millones de pesos.
Dijo además que queda pendiente una segunda etapa, que es la “línea Iberá, que se licitará en septiembre y que insumirá una inversión de 120 millones de pesos, en la que la provincia deberá aportar el 30%”.
Concluido el acto y para la prensa, Beuret reconoció el trabajo técnico de Gatti. Lo mismo hizo Colombi, quien se molestó luego cuando le fue requerida una opinión acerca del “comportamiento” de la Presidenta.
Camau aprovechó para llevar agua para su molino. Llenó de eufemismos sus respuestas en relación al incidente pero no dejó de hacer campaña para “instalar en Corrientes el modelo nacional y popular”.
Antes y durante el acto también hubo cruces afuera, entre un puñado de jóvenes radicales y una columna de militantes de la Juventud Pe-ronista, de La Cámpora, y de la JP Descamisados que se concentraron frente a Casa de Gobierno cantando consignas de apoyo a la presidenta Cristina Fernández.
Fue, en resumen, un acto institucional en teleconferencia para la concreción de una obra energética vital para Corrientes, que terminó convirtiendo a Casa de Gobierno poco menos que en una unidad básica.
Fuente: http://www.el-litoral.com.ar/

Deja un comentario