El servicio de inteligencia de Pakistán ayudó a Bin Laden a esconderse

Insurgencia y Terrorismo Inteligencia Política Internac.

Han pasado ya 3 años de su muerte, pero algunos de los interrogantes que rodean a Osama bin Laden siguen siendo un misterio inescrutable del que poco a poco se van conociendo nuevos detalles.

Si hace unos meses, un correo revelaba por qué nunca vimos fotos del cuerpo del terrorista más buscado del mundo, ahora un libro escrito por Carlotta Gall, corresponsal del New York Times en Afganistán y Pakistán durante 12 años, arroja luz en cómo fue posible que el ideólogo de una de las peores tragedias de la historia, el atentado contra Las Torres Gemelas, fuese capaz de esconderse durante años cerca de la academia militar paquistaní, sin ser descubierto en ningún momento.

[Te puede interesar: El mail secreto que muestra por qué no vimos las fotos de la muerte de Bin Laden]

La solución es sencilla: recibió ayuda de la ISI, el servicio de inteligencia de Pakistán.

Es al menos la teoría que sostiene Gall en ‘El enemigo equivocado: América en Afganistán, 2001-2014’. Y es que Bin Laden tenía a una persona dedicada exclusivamente a él, que se encargaba de protegerle, mientras que Estados Unidos daba palos de ciego por el mundo intentando dar con el terrorista.

Description Toggle
.

Bin Laden, el fin de una década de búsqueda
“Era operado independientemente, dirigido por un oficial que tomaba sus propias decisiones y no informaba a ningún superior. Él manejaba a una sola persona: Bin Laden”, cuenta la periodista en el libro.

Gall apunta a que el por aquel entonces máximo responsable de la ISI, Ahmed Shuja Pasha, sabía perfectamente el lugar en el que se escondía el líder de Al Qaeda. De hecho, un funcionario le reveló a la corresponsal que Estados Unidos tenía pruebas claras de que Pasha sabía que Bin Laden estaba en Abbottabad.

“La información vino de un alto funcionario estadounidense y supuse que los estadounidenses habían interceptado una llamada telefónica de Pasha o algo sobre él en los días posteriores a la redada”, escribe.

[Relacionado: Rechazan que el cerebro del 11S comparezca en el juicio al yerno de Bin Laden]

Pero el terrorista no estuvo encerrado durante años en esa casa, un tipo de vivienda muy común en el que la inteligencia paquistaní suele ayudar a esconder a grupos militares o policías. Al contrario, Bin Laden solía viajar con un convoy reducido en el que iban sus más cercanos y atravesaba los controles de seguridad paquistaníes con total impunidad.
“No se puede mantener un movimiento sin contacto con la gente. Osama se movía”, reveló un funcionario de seguridad.

El que también ha revelado nuevos detalles de cómo se planificó el atentado del 11-S ha sido el yerno de Bin Laden, Suleiman Abu Ghaith, que ha decidido testificar por sorpresa y ha contado que ambos se reunieron en una cueva esa misma noche para debatir sobre las consecuencias de los atentados. No obstante Ghaith ha negado haber participado en los ataques o estar al corriente de los planes que acabaron con Las Torres Gemelas y con la vida de miles de personas ese fatídico 11 de septiembre de 2001 en Nueva York.

Fuentes: The New York Times/Yahoo US/Economic Times

Deja un comentario