Francia promete actuar rápidamente tras batallas en República Centroafricana

Política Internac.

Por Emmanuel Braun y Paul-Marin Ngoupana

BANGUI (Reuters) – Francia dijo que intervendrá de inmediato en la República Centroafricana luego de conseguir el apoyo de Naciones Unidas para detener la violencia sectaria que remeció a la capital el jueves y arriesgaba con provocar masacres de civiles.

Un testigo de Reuters y un trabajador de organismos de ayuda dijeron que al menos 105 personas perdieron la vida en los enfrentamientos entre los ex rebeldes principalmente musulmanes que ahora están a cargo del país y una mezcla de milicias cristianas locales y combatientes leales al derrocado presidente Francois Bozize. Muchas de las víctimas eran civiles.

Ante el temor a que se produzcan incidentes como el genocidio de 1994 en Ruanda, cuando cientos de miles de personas murieron sin una respuesta eficaz de los organismos mundiales, Estados Unidos y otras potencias pidieron una rápida acción internacional para evitar una anarquía en la República Centroafricana que permita atrocidades contra los civiles.

Buena parte de los enfrentamientos en Bangui habían cesado para mediodía, pero las calles estaban en su mayoría desiertas y había reportes de crecientes cifras de muertos y abusos generalizados durante los choques.

“He decidido actuar de inmediato, en otras palabras, esta tarde”, dijo el presidente francés Francois Hollande a reporteros, horas después de que una votación del Consejo de Seguridad de la ONU autorizó el jueves a tropas francesas y africanas a usar la fuerza para proteger a los civiles.

VIOLENCIA

Francia posee unas 650 tropas en el aeropuerto de Bangui. De ellas, cerca de 250 estaban desplegadas en la ciudad el jueves para proteger los intereses y ciudadanos franceses. Hollande dijo que la cantidad de tropas francesas presentes en el país se duplicaría a partir de esta tarde gracias a los refuerzos de países vecinos.

La ex colonia francesa ha estado hundida en el caos desde que grupos rebeldes mayormente musulmanes tomaron el poder en marzo, lo que desató una ola de ataques sectarios entre su grupo y la mayoría cristiana. Sin embargo, los hechos del jueves fueron los peores que ha visto la capital durante la crisis de este año
“Hemos recibido numerosos reportes de fuentes creíbles sobre ejecuciones extrajudiciales”, dijo Joanne Mariner, un experto en crisis de Amnistía Internacional que reside en Bangui.

“Esto destaca la necesidad de que lleguen tropas internacionales para garantizar la seguridad de la cuidad. La situación se está saliendo de control rápidamente”, explicó.

Un total de 53 cuerpos fueron llevados a una mezquita en el vecindario PK5 de Bangui. La mayoría de las víctimas parecía haber sido apaleadas o asesinadas a machetazos, dijo un testigo a Reuters.

Samuel Hanryon, quien trabaja para el organismo de ayuda Médicos Sin Fronteras en el Hospital Comunitario de Bangui, afirmó que había otros 52 cuerpos en la morgue del lugar.

En un hecho que pone de relieve el alcance de la violencia, los soldados de paz africanos que protegían a cientos de civiles en su base de Bossangoa fueron emboscados por los ex rebeldes el jueves, dijo un testigo de Reuters en el lugar.

La República Centroafricana tiene vastas reservas de oro, diamantes y uranio, pero décadas de inestabilidad y la influencia negativa de conflictos en países vecinos la han mantenido en un profundo atolladero político y económico.

(Reporte adicional de David Lewis, Marion Douet, John Irish, Joe Bavier y Ange Aboa, Michelle Nichols. Escrito por David Lewis. Editado en español por Marion Giraldo)

Fuente: REUTERS

Deja un comentario