Ahogamiento simulado es defendido tras asesinato de Osama bin Laden

Inteligencia

Republicanos atribuyen captuta de Bin Laden al ahogamiento simulado

Washington.- La muerte de Osama bin Laden reavivó el debate sobre el uso de técnicas de interrogación violentas por parte del gobierno del ex presidente George W. Bush. Sus allegados afirman que esas técnicas permitieron encontrar al líder de Al Qaida, algo que la administración de Barack Obama desmiente.

“El ahogamiento simulado produjo una gran cantidad de información de inteligencia”, dijo el ex secretario de Defensa Donald Rumsfeld en el canal de televisión Fox News, una de las caras más visibles de la “guerra contra el terror” librada por Bush tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, citó AFP.

La identificación y el seguimiento de un mensajero que era de los pocos hombres de confianza de Bin Laden fue lo que en última instancia permitió a los oficiales estadounidenses rastrearlo hasta su residencia en la ciudad paquistaní de Abbottabad.

Dos detenidos en las cárceles secretas de la CIA -el cerebro del 11 de septiembre, Jaled Sheij Mohamed, y el número tres de Al Qaida capturado en 2005, Abu Faraj al Libi- contaron a los interrogadores de la CIA sobre la existencia de este mensajero, conocido como Abu Ahmed al Kuwaiti.

Desde que se supo que los dos detenidos admitieron conocer al mensajero tras ser sometidos a ahogamientos simulados y otras controvertidas técnicas extremas de interrogatorio, ex funcionarios del gobierno de George W. Bush y varios republicanos se sumaron al debate.

La redada en la residencia de Bin Laden hace una semana “reivindica” los métodos de inteligencia utilizados por el gobierno de Bush, “que marcaron el camino hacia la puerta de Bin Laden”, escribió el ex abogado del Departamento de Justicia John Yoo en un editorial del periódico Wall Street Journal.

Yoo jugó un papel fundamental a la hora de reafirmar la autoridad ejecutiva sobre el uso de técnicas de interrogatorio violentas durante el gobierno de Bush, que son ampliamente consideradas como formas de tortura.

El congresista republicano de Nueva York,Peter King dijo que personas “muy cercanas a la situación” le dijeron que “la información inicial” provino de Jaled Sheij Mohamed tras ser sometido al ahogamiento simulado.

“Así que para aquellos que dicen que el ahogamiento simulado no funciona, que dicen que debe dejar de usarse para siempre, obtuvimos información vital que nos llevó directamente hacia Bin Laden”, añadió.

Pero el gobierno de Barack Obama negó rápidamente estas afirmaciones, y funcionarios destacaron que tanto Jaled Sheij Mohamed como Abu Faraj al Libi dieron informaciones falsas a sus interrogadores en varias ocasiones y nunca revelaron el verdadero nombre del mensajero, solo su apodo.

Y expertos han advertido en reiteradas ocasiones que la información obtenida bajo coacción no es fiable. “Nadie con suficiente inteligencia sale corriendo después de torturar a alguien para actuar en base a esa información”, dijo Shayana Kadidal del Centro para Derechos Constitucionales.

El Procurador General Eric Holder destacó que rastrear a Bin Laden hasta su residencia secreta, donde se tomaban precauciones extremas para evitar su detección, requirió extraer informaciones de un “mosaico de fuentes”.

Matthew Alexander, un ex interrogador militar de alto rango que condujo o supervisó más de 1.300 interrogatorios en Irak que llevaron a la captura de numerosos líderes terroristas, rechazó el uso de la tortura.

“La tortura no es moral porque es incompatible con nuestros principios de libertad y justicia. Y también es ilegal”, dijo Alexander, que trabaja en el Centro de Relaciones Internacionales Burkle de la universidad UCLA.

“Lo sé porque yo estuve en Irak y supervisé interrogatorios de combatientes extranjeros, y vi que (el uso de la tortura) era la principal herramienta de Al Qaida para reclutarlos. Por eso es muy contraproducente”, sostuvo.

Pero el hecho de que los republicanos quieran atribuirse parte del crédito de la captura de Osama bin Laden también está relacionado a las próximas elecciones en 2012, consideró.

Fuente: EL UNIVERSAL

Deja un comentario