En las FF.AA. denuncian retiros irregulares y ascensos “a dedo”

Fuerzas Armadas Fuerzas Armadas Argentinas Política

Por Natasha Niebieskikwiat

03/07/13

La presidente Cristina Kirchner pondrá hoy en funciones a los nuevos jefes de las Fuerzas Armadas después de su resolución y varios decretos de la semana pasada en los que, pudo saber este diario, se encubren virtuales despidos, entre ellos de nueve generales, 13 contralmirante y un capitán de navío. En total fueron los 35 uniformados dispuestos a “retiro obligatorio”, según reza el texto de los decretos y resoluciones, que mantiene sumamente molestas e inquietas a las “nuevas” y “viejas” camadas de estas fuerzas por la forma en que se produjo el anuncio de los retiros y su propio futuro, aunque algunos de los desplazados ya están negociando que sean “voluntarios”, contrariamente a la normativa.

Fuentes uniformadas señalaron a Clarín que dos son las razones en el formato elegido por el Gobierno: una económica, porque varios no habrán alcanzado los tres años necesarios para retirarse con el grado ejercido y ahorrarán al Estado en jubilación, teniendo en cuenta más aún que el 40% del sueldo lo reciben en negro. Otra razón es política, dijo una fuente,: los nuevos mandos militares han sido elegidos a dedo y no como parte de la tradición militar en la que las fuerzas van eligiendo y “juzgando” a sus superiores. “Las fuerzas deben ser leales a la Constitución y a los gobiernos de turno, pero nunca en las últimas décadas de democracia se exigió tanta lealtad de índole económica y política”, señaló a este diario un alto militar ya enviado a su casa.

Los retiros obligatorios de estos militares, ya generaron los pedidos de ascensos para otros uniformados, cuyos pliegos están ya en el Senado, según supo Clarín. Como publicó este diario en marzo –cuando ya había rumores de cambios en las cúpulas– esta vez se registró un retraso de ascensos y asignación de destinos militares único en décadas.

De acuerdo a la ley militar 19.101 el “retiro obligatorio” es bien claro, con “inutilización absoluta”, en el que queda “simultánea y automáticamente suspendido el cómputo de tiempo de servicio”. Existe algunos casos en que el Ejecutivo puede suspender la modalidad que genera.

Clarín pudo saber que varios militares ya negocian que el retiro sea “voluntario”, es decir a “su solicitud”, lo que les permitiría cumplir con el tiempo de servicio para obtener la jubilación con el rango que estaban ejerciendo al momento de pedirlo.

La Presidente hizo públicos los cambios de toda la cúpula de las Fuerzas Armadas pocas semanas después de que pusiera al frente de la jefatura de Defensa al ex diputado Agustín Rossi, un hombre sin experiencia en temas militares, pero que llegó para ejecutarlos. En estos enroques, el hombre que adquirió sumo poder es el general César Milani, desde hoy al frente del Ejército y hasta el momento también de la Inteligencia, lo que dentro de las fuerzas se considera como dos funciones incompatibles una con la otra.

Milani es un hombre protegido por el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), algo curioso para este organismo en virtud de que Milani participó de joven en el Operativo Independencia de represión en Tucumán, en 1976, y fue citado en una de las causas por violaciones a los derechos humanos, que busca determinar su grado de responsabilidad. Es bien sabido que Milani también es quien influyó en el nombramiento del resto de sus compañeros en la cúpula de las FF.AA., porque además es quien realizó los informes sobre los mismos: del nuevo jefe del Estado Mayor Conjunto, general de Brigada, Luis María Carena –también de confianza de Rossi– y de los titulares de la Armada, contralmirante Gastón Fernando Erice y de la Fuerza Aérea, brigadier mayor Mario Miguel Callejo.

Milani además obtuvo una caricia de Cristina. La mandataria encabezará hoy la ceremonia de puesta en funciones de la nueva cúpula militar en el Colegio Militar de la Nación, algo así como la “casa” del nuevo jefe del Ejército.

Fuente: Clarín

Deja un comentario