Reprogramarán los pagos para las obras públicas

Política

Santa Fe abonará en 120 días a las contratistas pero “no parará trabajos, aunque puedan ir quizá a un ritmo más lento”, afirmó Bonfatti. Se acordó monitorear lo que sucede en las distintas obras de la provincia para evitar conflictos.

La situación financiera de la provincia, en cuanto a la disponibilidad de recursos en el primer trimestre de 2012, no sólo preocupa a las autoridades del gobierno sino también cae en cascada a proveedores y contratistas. La luz de alerta la prendió la Uocra (Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina) en Rosario, donde se denunció que por la falta de pago de certificaciones paralizarían algunas obras públicas.

Las Cámaras de la Construcción de Santa Fe y de Rosario ratificaron la situación, pero la sorpresa surgió en las últimas horas cuando los propios contratistas indicaron que la demora –que en varios casos sirvió de argumento para suspender y/o despedir obreros– es de un mes. Así se lo hicieron saber al ministro de Economía, Ángel Sciara, en un encuentro que mantuvieron ayer en la Casa de Gobierno.

De todas formas, según contó el titular de la Cámara de la Construcción de Santa Fe, Adrián Dip, el funcionario se comprometió “a juntar fondos para tratar de que en febrero se pueda pagar un mes de certificados” que ayude a descomprimir también la situación de caja por la que atraviesan muchas empresas del sector. A su vez, las partes acordaron monitorear permanentemente lo que sucede en las distintas obras públicas que están en marcha en todo el territorio santafesino para evitar conflictos gremiales.

“La situación financiera de la provincia está un poco complicada, pero bueno, es una cuestión estacional donde se supone que entre febrero y marzo se debería solucionar”, explicó Dip, y luego indicó que Sciara les informó que no se paralizarán obras ya iniciadas sino que –en el peor de los escenarios– habría reprogramaciones en trabajos que están previstos encarar o continuar en el transcurso de 2012.

Esa declaración va de la mano con los dichos del gobernador Antonio Bonfatti, quien en una recorrida que hizo ayer por la obra de protección de defensas de la costanera oeste de Santa Fe dijo: “Nosotros no vamos a paralizar obras. Las obras pueden ir, quizás, a un ritmo más lento de lo que uno desearía pero nunca paralizar las obras. El Estado tiene su ritmo; no es el idealismo de hacer todo como yo quiero. Se hace lo que se puede”.

Abrió el paraguas

En diálogo con Diario UNO, después de la reunión con el ministro de Economía, a Adrián Dip dijo: “En principio, estamos hablando de un mes de certificación (de obra adeudada), pero aparentemente tampoco se estaría pagando enero y febrero, con lo cual allí se empezaría a complicar”.

“Cuando digo que es un mes de certificaciones –continuó el dirigente de la Cámara de la Construcción– me refiero a noviembre del año pasado. Pero después también se trabajó diciembre y ahora enero, por lo cual en febrero se estaría viendo pagar una parte”.

—¿Es la primera vez que se genera un atraso de pagos por parte de la provincia con ustedes?

—No es la primera vez; esto ya ocurrió hace tres o cuatro años atrás, donde se pudo resolver de otra manera, porque la situación de las empresas era otra. Hoy la situación económica y financiera de las empresas se vio disminuida por distintos impactos: como inflación y costo salarial.

“Hace tres o cuatro años atrás se habló de pagar a 120 días, se accedió y no hubo ningún problema. Hoy la dificultad es que las empresas no están tan fuertes económicamente”, añadió Dip, y remarcó que no pueden fiar a cuatro meses. En ese contexto, el dirigente expresó: “Estamos complicado, por eso necesitamos el apoyo de la provincia. Y la verdad, es que el ministro (Sciara) se comprometió a trabajar fuertemente en esto para tratar de conseguir los fondos para pagarnos”.

—¿Advierte que esta situación real puede ser utilizada como una excusa para que algún empresario no pague los sueldos o suspenda obreros?

—Esas son cosas muy puntuales. Yo, en representación de la cámara y viendo la generalidad de las empresas, hablo en ese sentido en que lo hice. Puede ser que alguna empresa tenga más dificultades que otra y también puede ser que empresas no tengan dificultades, pero tengo que manejar un parámetro de promedios como institución. Puede ser que no quieran pagar, pero sinceramente no lo creo.

—¿El ministro les aseguró la continuidad de la obra pública?

—No está pensado paralizarse por ahora, sí probablemente se tenga que estudiar alguna reprogramación de los plazos de obras en función de lo que ocurra (con la recaudación) en febrero próximo.

Por último, Adrián Dip contó que además de los problemas propios de las empresas para hacer frente a los pagos de sueldos se suma que “los bancos achicaron el cupo que tenían de cambio de certificados de la provincia, lo cual, de alguna manera, eso secó financieramente a la plaza; entonces las empresas no tienen capital para hacer frente a las erogaciones que significan emprender una obra.

Fuente: http://www.notife.com/noticia/articulo/

Deja un comentario